Una especie joven frente a un misterio antiguo

La vida es resistente y compleja, se mueve de manera lenta pero segura, supera los obstáculos y se fortalece con cada tropiezo. Así fue la evolución de la vida en el planeta, así somos también los seres humanos. Miles de millones de años para crear un planeta vivo, un hogar estable que alberga formas vivientes de todos los tamaños, colores y formas, todo en nombre de la vida y su potente flujo. Reconocer el coraje de la vida, a través de los nuevos descubrimientos de la ciencia, puede ser un viaje al interior de nuestras almas y de nuestras luchas, una historia de capacidades y retos humanos. Cuando la ciencia nos acerca a este propósito, el de reconocer nuestro potencial, me parece un instrumento de profundo valor. Cuando nos aleja, me parece peligroso. Como ya lo he mencionado en otras entradas, el humano cuenta con una poderosa herramienta: la capacidad de conocerse a si mismo y decidir cual será el camino mas franco para recorrer según sus creencias. Podemos apoyarnos en la ciencia, que hoy nos permite maravillarnos ante la creación, pero no perdamos nuestra capacidad innata de elegir y actuar guiados por nuestra voz intuitiva.

La ciencia tiende a comprender la vida estudiando de manera independiente sus partes, aislarlas y modificarlas para analizar un comportamiento. Esto es el método científico de personajes como Isaac Newton, hombres de ciencia que enraizaron profundamente su enfoque en múltiples áreas como la medicina alopática, que se basa en el estudio y tratamiento independiente de los órganos del cuerpo que presentan fallas. La medicina, como todo, ha tenido su luz y sombra. Mentes humanas brillantes desarrollaron técnicas médicas maravillosas, pero también hoy en día, vemos una desconexión de nuestra propia capacidad de sanar. Es importante conocer otras alternativas, como el poder de la nutrición, el estilo de vida, las emociones o inclusive un hospital que no utiliza medicamentos ubicado en China, reconocido por tratar innumerables enfermedades, como el cancer, utilizando métodos ancestrales energéticos.

En el campo de la física durante años prevaleció el método de Newton para entender la vida, hoy la física moderna cuántica nos revela otra historia. Como sacado de las mejores películas de ciencia ficción, la física cuántica ha descubierto que existe un campo de fuerza electromagnética que es la responsable del girar de las ruedas de la vida, donde antes se creía que había solo espacio vacío entre partículas, ahora vemos lo intangible, lo invisible, como la fuerza más potente de la vida. El conocido científico Stephen Hawking llamo a este espacio vacío, la mente Dios. La física cuántica cree que podemos alterar nuestro ADN con nuestros pensamientos y emociones y nos ubica dentro de un universo donde nuestro rol es activo y participativo, alteramos la materia y cocreamos la realidad.

En próximas entradas entraré en detalle sobre los nuevos descubrimientos de la física y la medicina, creo que merecen nuestra atención y reconocimiento, son poderosas herramientas que replantean viejos paradigmas.
Permanezcamos abiertos a nuevas teorías y concepciones del mundo. Nunca perdamos el norte frente a nuestro propio poder y la responsabilidad que tenemos al ser parte de un sistema vivo. El humano, una especie joven que evolucionó recientemente en comparación a la creación del planeta, hasta ahora empieza su recorrido por conquistar los misterios de la vida. Tal vez nunca comprenda en su totalidad el misterio, pero en su ilimitada magnificencia y generosidad la vida nos ha dado ya una pruebita suficiente para maravillarnos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s