Mi esposo no siempre me cae bien, pero siempre me gusta

Mi esposo no siempre me cae bien, pero siempre me gusta. Cuando lo conocí nunca me imagine que esa persona iba a retarme de maneras tan descarnadas. No imagine posible que alguien diera en mis puntos flacos con tal precisión que sus Fortalezas y mis debilidades hicieran un baile tan hermoso y agitado. Tal vez en mis sueños adolescentes imagine un compañero que te ama y te acepta y hasta ahí llega la historia. Imagine un hombre que lo comprende todo y lo acepta todo y ese era el amor perfecto. Fácil, todo fluye. Años después, casada y con un hijo, entiendo que el amor y las relaciones de pareja son el vehículo perfecto para emprender juntos un viaje intenso de crecimiento. Antes de parecerse a un apacible río, se parece a un bochornoso trayecto lleno de penas y glorias. En el centro de ese viaje turbulento, yace un silencioso punto de amor, solido y enraizado.

Yo, sin darme cuenta, también encajo mis fortalezas en sus debilidades. No lo planee así, pero si se da y funciona cada vez que alguno de los dos necesita un empujón. Y hasta cuando sale mal, sale bien. Yo tengo el privilegio de presenciar como un ser humano se pliega y se despliega, como sube y como baja, como es valiente y temeroso. No digo que nuestra relación este garantizada porque nada en la vida esta garantizado, pero si doy las gracias por el camino recorrido y la constante incomodidad del crecer y madurar junto a alguien.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s