Confesión de una coach de nutrición

Ayer en la tarde, ya llegando la noche, mi esposo me dijo que no había tenido un buen día. Yo tampoco. No pasó nada en particular, solo fue un día aletargado, mi cuerpo estaba bajo de energía, mi mente desconcentrada. Soy coach de Nutrición, sé bien que pasa cuando nuestro cuerpo recibe un golpe de azúcar. Ayer, pese a conocer la información, sentí que un brownie con crema y arequipe a media mañana podía sacarme de la bruma en la que estaba. Afortunadamente, puedo decir que lo disfruté, lo comí lentamente y conscientemente. Lo puse en un platico, me senté sola y sin distracciones y saboreé cada pedacito, mezclando en la cuchara el brownie con la crema y el arequipe. Sabía que lo más probable era que mi estrategia fracasara, pero aun así elegí el brownie y opté por asumir las consecuencias. El brownie no mejoro mi día, de hecho, mi cuerpo perdió aun más energía, se incrementó la bruma mental y al rato empezó un ligero pero molesto dolor de cabeza.

No me látigo por haberme comido mi postre, en ese tipo de discurso de auto culpabilización no incurro, los considero más peligrosos que el azúcar. Lo abordo por otro lado, es interesante ver como somos un blanco fácil para los antojos azucarados, nos atrapan en un momento y repente ya no hay vuelta atrás. Aún me pasa, no frecuentemente. Los antojos tienen muchas razones de ser, pueden ser deficiencias nutricionales, desbalances en la flora intestinal o en la azúcar de la sangre, también pueden ser deshidratación o simplemente emociones que quieren encontrar un alivio. En las emociones bajas, ya sean tristezas, ansiedades e inclusive el aburrimiento, nuestra mente recurrirá a aquello que nos reconforte, ya sea por razones biológicas, como un rush de energía o emocionales, como aquel alimento que nos daban en la infancia. Son muchas las razones por las cuales caemos en antojos; valdría la pena siempre indagar un poco para encontrar valiosa información de cómo estamos. Si ya decidimos comernos ese helado, o ese brownie, y tal vez no fue la decisión más sensata, no nos latiguemos y mas bien miremos que hay detrás.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s