El precio que pagamos por querer otro cuerpo

 

Tu cuerpo es precioso porque es tu casa. Tu habitas en él. Todas tus emociones y pensamientos se manifiestan a través del vehículo que es tu cuerpo. Las emociones son el lenguaje del cuerpo y los pensamientos, el lenguaje de la mente. Juntos, conforman un ser humano de capacidades únicas. Tu. Esa individualidad la compartes con tu gente, con tus amigos y tu familia: eres una parte de este mundo, y tu espacio es irremplazable. Por eso cuando una mujer abandona su cuerpo, deja mucho más que la materia de su forma, deja la morada desde la cual todo es posible.

 

Cuando hablo de abandonar el cuerpo, ¿a qué me refiero? Hablo de desconectarse de tus instintos, y desconfiar de ellos. Hablo de mirarse al espejo y solo tener criticas, de olvidar cómo atender tus necesidades, considerándolas irrelevantes, peligrosas, inmorales o inconvenientes. Nada de esto es benigno, todo tiene su consecuencia. Cuando una mujer no entabla una relación de amor con su cuerpo, la totalidad de la vida recibe el golpe. Querámoslo o no, necesitamos atendernos, cuidarnos. No es coincidencia que la sensación de placer desencadene la liberación de oxido nítrico, y este, a su vez libere beta endorfinas, las cuales favorecen la estabilidad de todo el sistema corporal. Si creemos que cuidarnos es restringirnos y querer forzar nuestro cuerpo a moldes inexequibles, debemos revisar el significado de autocuidado.

 

En el libro Inteligencia Emocional, Daniel Goleman hace referencia a los patrones de belleza actuales y como las mujeres somos vulnerables de creer en estos estereotipos como la norma. La verdad es que esa mujer que perseguimos es demasiado flaca para la mayoría de las mujeres. Algunas son naturalmente delgadas, otras no tanto. Cinturas, caderas, colas, piernas, todo viene en variedad de formas, hace parte de la diversidad de la vida. Algunas dirán que es valido querer perder peso y sentirse bien. Es cierto. Sentirse bien es nuestro derecho. Ahora bien, ¿será posible que no te sientas bien precisamente porque crees que sentirse bien esta exclusivamente atado al peso? Cuando las pequeñas niñas miden sus muslos y se comparan, empiezan un camino peligroso. Es el camino de la insatisfacción, y esa rueda gira sin parar. Si se trata de salud, existen estudios en indicadores de tasa de mortalidad que muestran como las personas que hacen ejercicio y consumen más calorías son más longevas y sanas que las personas que hacen ejercicio y restringen calorías.

 

No podemos seguir pagando el precio de creer que todas debemos vernos iguales. El cuerpo femenino fue magistralmente diseñado. Si tu lo quieres, puedes iniciar una nueva relación con tu cuerpo, pero tendrás que retar lo que has creído por años. Tendrás que retar lo que las mujeres a tu alrededor han creído por años. Si tu carrera por perseguir este ideal te ha dejado plácida y alegre, continua con tu estrategia. Pero si tu lucha te deja exhausta y triste, es hora de revisar el precio que pagas por verte como tu mente dicta que es correcto. Es hora de volver al cuerpo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s