¿Quién te dice qué comer?

No está de más hablar del hambre.

Sé que poco confiamos en ella. Las mujeres creen que su hambre se averió; apenas si la sienten o la sienten de manera ininterrumpida.

Hablamos del hambre porque si vamos a aprender a comer intuitivamente, debemos aprender a confiar en el hambre. Pero para confiar en el hambre, debemos confiar en el cuerpo; y, para confiar en el cuerpo, debemos confiar en la vida.

Hambre. Cuerpo. Vida.

Porque comer intuitivamente es vivir intuitivamente.

Porque, en cuanto a tu salud y nutrición, saber cómo respetar el hambre es más importante que tomar el batido correcto.

Porque hay tipos de hambre, unos que no piden comida y si les das comida, nunca te llenas.

Así que conecta con tu hambre, permítete sentirla sin juicio moral. Lentamente, sabrás que tipo de comida y en cuánta cantidad. Sabrás parar de comer porque no será tu mente la que dicte como deberías comer.

Escucha un poco más y verás como tu hambre, tu cuerpo y tu vida te protegen.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s